Mediación Familiar

Mediación Familiar

La mediación se define como un proceso metodológico de gestión/ resolución positiva de conflictos, en el que interviene una tercera persona mediadora/a cualificada, imparcial y neutral, que facilita a las partes la obtención por sí mismas de un acuerdo satisfactorio duradero en el tiempo. El requisito previo es la decisión de querer resolver el conflicto y desear llegar a una solución que sea de común acuerdo.

A. VENTAJAS

La mediación, comparada con otros sistemas de resolución de conflictos presenta varias ventajas:

- Sólo con el hecho de estar presente la figura de un mediador facilita las concesiones de las partes.

- Reduce la tensión emocional al poder expresar sus sentimientos y ser ellos mismos quienes lo hagan.

- Es voluntaria, pueden abandonar el proceso en cualquier momento.

- Favorece vínculos, mejora la comunicación y el ejercicio de responsabilidades de las partes implicadas.

- Las decisiones van a ser tomadas por las partes en conflicto y no por un tercero, lo que genera autonomía.

- Reduce el coste económico y emocional comparado con un procedimiento contencioso.

- Es flexible, permite afrontar desde grandes a pequeños problemas.

- Atiende a las necesidades particulares de cada uno de los implicados sin olvidar las de los menores a su cargo en caso de haberlos.

- Permite tomar decisiones realistas y adecuadas.

- Se generan ideas innovadoras.

- Facilita el cumplimiento de los acuerdos y su duración en el tiempo.

- Evita que haya ganadores y perdedores: es una situación gana/gana.

- Enseña a resolver problemas en un futuro y a mantener una actitud conciliadora en la relación.

B. EN QUÉ RELACIONES SE UTILIZA

a. Conflictos familiares

b. Ámbito penal: faltas y delitos

c. Conflictos en la escuela

d. Ámbito administrativo

e. Conflictos familiares dentro de la empresa familiar

f. Conflictos laborales

La mediación deja el poder de decisión en manos de las partes o personas en conflicto y, como hemos señalado previamente, es un proceso voluntario en cuanto los participantes deben estar de acuerdo en aceptar la ayuda de un tercero.

El mediador trabaja en la resolución de disputas latentes, ayuda a los participantes a identificar a las personas que se verán afectadas por un cambio o las que pueden repercutir, en relación a problemas futuros, decisiones y resultados del proceso mediador. Además, el mediador ayuda a desarrollar un proceso de educación mutua acerca de las cuestiones y los intereses en juego, y a colaborar con las partes para diseñar y aplicar un procedimiento de resolución de conflictos y problemas.

La meta del mediador es ayudar a las partes a examinar el futuro y sus intereses y necesidades y a negociar el intercambio de promesas y relaciones que serán mutuamente satisfactorias y se ajustarán a las normas de equidad de dichas partes.

elaboracion del duelo


Top